¿No os ha pasado que en ocasiones, habéis dicho algo en voz alta y se ha cumplido? ¿Sabéis por qué? Porque habéis ordenado a vuestro cerebro que lo haga… y así una y otra vez… hasta que lo toma como una costumbre, como andar o comer, que no tenemos que pensar en la acción en sí. El cerebro interioriza el pensamiento y si se repite, se toma como un hábito que repetimos una y otra vez… sin pensarlo siquiera. A continuación os lo explico.

¿Qué es la experiencia asociada al lenguaje?

Cuando hablamos de experiencia asociada al lenguaje, nos referimos al proceso de experimentar, sentir y percibir tanto del mundo que nos rodea como nuestras reacciones ante él, pero conectada con el lenguaje que utilizamos habitualmente. Según la PNL, nuestras experiencias se construyen a partir de la información sobre el medio externo que recibimos a través de los órganos sensoriales, junto con los recuerdos, las fantasías, las sensaciones y las emociones asociadas que emergen de nuestro propio interior.

Llamamos experiencia sensorial a la información recibida a través de los órganos sensoriales (ojos, oídos, piel, nariz y boca), así como al conocimiento del mundo externo derivado de esta información. Cada canal sensorial actúa como un filtro que responde a un rango determinado de estímulos (ondas luminosas, sonoras, contacto físico etc)

experiencia asociada al lenguaje

Imagen: www.apetp.com

Además de la experiencia procedente de los sentidos, los humanos tenemos también una red interna de información y conocimiento, construida a partir de experiencias generadas internamente, tales los pensamientos, las creencias, los valores y el sentido de sí mismo. Esta red interna de conocimiento genera otra serie de filtros internos que enfocan y dirigen nuestros sentidos y actúan para eliminar, distorsionar y generar los datos recibidos a través de ellos. Con la experiencia sensorial obtenemos el medio principal por el que percibimos información nueva acerca de la realidad y con ella enriquecemos nuestro particular mapa del mundo.

La experiencia subjetiva

Nuestra experiencia subjetiva es nuestra realidad y es prioritaria ante cualquier teoría o interpretación con ella relacionada. No podemos centrarnos solo en ella y tenemos que percibir el resto de las “posibles experiencias humanas” e intentar entenderlas, comprenderlas y saberlas llevar… y ahí es donde fallamos…

El lenguaje encuadra la experiencia. Las palabras no sólo representan nuestra experiencia, sino que a menudo, la “encuadran”. Y lo hacen mostrando en primer plano ciertos aspectos de la experiencia y dejando otros en la sombra.

Ejemplos de experiencia asociada al lenguaje

“Y”, “aunque” o “pero”: cuando conectamos las ideas o experiencias con estas palabras, enfocamos la atención sobre distintos aspectos de ellas.

Cuando una persona nos dice que “hoy es un día soleado PERO mañana lloverá”, nos mueve a centrar más nuestra atención sobre la preocupación de la lluvia de mañana que sobre el buen día que hace hoy.

Si alguien, en cambio, conecta ambas frases con “y”: hoy luce el sol y mañana lloverá”, el resultado queda equilibrado.

Finalmente, si la palabra conectiva es “aunque”: “hoy luce el sol, aunque mañana lloverá”, el efecto resultante consiste en centrar nuestra atención sobre la primera parte de la manifestación ( el buen día que hace hoy), dejando atrás el segundo término.

Esta clase de marco verbal puede influir en gran medida sobre el modo en que interpretamos afirmaciones y situaciones concretas y en el modo en que respondemos ante ellas ( =nuestro cerebro se acostumbra y responde ante ellas)

experiencia asociada al lenguaje

Si vemos la siguiente afirmación: “Puedes lograr lo que te propongas si estás dispuesto a trabajar duro”, se trata de una creencia sumamente afirmadora y potenciadora que conecta dos partes de la experiencia en una relación de causa efecto. ¿Qué pasaría si le damos la vuelta a la expresión?: “si estás dispuesto a trabajar duro, podrás lograr lo que te propongas”. Aunque las palabras utilizadas sean las mismas, su impacto queda de algún modo disminuido debido a que la disposición a “trabajar duro” ha sido colocada en primer término.

Resultados:

El resultado final se parece más a un intento para convencer a alguien de que trabaje duro, que a una afirmación de que podrá “lograr lo que se proponga”. En esta segunda versión, “lograr lo que se proponga” parece más bien una eventual recompensa por haber “trabajado duro”. En la primera afirmación, en cambio, “trabajar duro” quedaba enmarcado con un recurso interno (algo que tenemos que sacar de nuestro interior y que es innato y propio), necesario para “lograr lo que te propongas”. Esta diferencia, aunque sutil, puede ejercer un poderoso impacto sobre el modo en que el mensaje es recibido y entendido. Y así todo el rato…

Ejercicio:

Reencuadra con un “aunque” y deja el “pero” a un lado…

Intenta utilizar estos nexos en dos frases y mira a ver qué pasa… Te vas a sorprender. Recuerda que según hables, así lo está grabando tu cerebro todo y así actuarás tú en determinados momentos de tu vida. Si dominas tú lenguaje, no sólo serás coherente contigo mismo, sino que lograrás todo lo que te propongas. Empieza a practicar con los siguientes ejemplos:

Identifica alguna afirmación en la que una experiencia positiva quede perjudicada por la palabra PERO.

EJEMPLO: “He encontrado una solución a mi problema, pero seguro que volverá a surgir de nuevo”

Cambia la palabra PERO por AUNQUE. Observa donde el cerebro desplaza la atención.

EJEMPLO: “He encontrado una solución a mi problema, aunque vuelva a surgir de nuevo”

¿Verdad qué cambia?

La experiencia asociada al lenguaje
5 (100%) 10 votes

Gema Jaén
Gema Jaén
Licenciada en Derecho. Su experiencia en el estudio de la moda y continua formación en dicha área le ha llevado a poner en marcha su propia web Belleza y Percaleo, dirigiendo sus contenidos y proponiendo una visión propia de la actualidad.

9 Comments

  1. […] Y estas creencias se manifiestan en nuestra cabeza de forma verbal. Si leéis mi post sobre La experiencia asociada al lenguaje veréis cómo cambiando tu lenguaje puedes ser una persona más positiva. Educa a tu cerebro y […]

  2. Francisca Castro dice:

    Superinteresante lo que propones. Si nos creemos como hablamos, a veces pueden ser cosas negativas que estamos pensando y ejecutando. Buena forma de cambiar la cabeza y hablar de forma positiva, para alcanzar objetivos positivos. La felicidad en definitiva….
    Un beso
    Paqui

  3. Alberto dice:

    Muy interesante Gema! espero que algún día te animes a hacer Video-tutoriales

  4. Paula dice:

    Genial post ☺ muy interesante 👏

    https://elrincondepaublog.wordpress.com

  5. Mar dice:

    Un post diferente y desde luego enriquecedor. Es cierto que nuestros “pero” son nuestras propias zancadillas, esas trabas que nos ponemos sin darnos cuenta y que acaban convenciéndonos de que no lo lograremos. Yo soy de las que creen en el poder de los mantra, es decir, de repetirte a ti mismo una idea u objetivo con el convencimiento que conseguiré y la mayoría de las veces así es.
    https://missmaravillas.com

  6. Ana dice:

    Me parece un POST muy interesante LAN comunicación y el lenguaje es clave en nuestra vida Hoy en el blog un POST lleno de inspiración OCTOBER WISH LIST✨ https://peepblacksmith.blogspot.com.es/2016/10/octubre-21-de-2016-hola-se-ha-hecho-de.html?m=0#more

  7. Anna dice:

    Me parece un post superinteresante. El lenguaje nos puede ayudar de forma clave a cambiar nuestra vida. Un besete guapa, feliz finde
    https://cafeasolas.com/2016/10/21/sinceridad/

  8. que interesante!! intentaré equilibrar más el lenguaje a partir de ahora.

    un beso guapísima

    http://www.aprendiendoaquererme.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cuatro =