Reto del 2016  ¡CONSEGUIDO!

Creo que para tener la sensación de que uno está vivo, activo, es necesario proponerse un reto cada vez que empezamos un año nuevo. ¿Por qué creo esto? Porque cada vez me doy más cuenta que el tiempo y en consecuencia la vida pasa de una forma vertiginosa y para no tener la sensación que los años pasan y estoy perdiendo el tiempo, necesito proponerme un desafío.

En mi caso, tiene que estar relacionado con el deporte ya que es mi modo de vida, sin el deporte creo que no sería  plenamente feliz. Puedo presumir de tener una familia maravillosa, unos amigos increíbles pero si no pudiera dedicar mucho de mi tiempo libre a la práctica del deporte,  creo que nunca podría disfrutar completamente de la vida.

Así que el reto que me propuse al empezar el 2016, fue el de correr mi primera Maratón e intetar terminarla en menos de 4:00h. Hablo de la Maratón de Madrid, los runners saben perfectamente que es una de las más duras y que los prefesionales que quieren mejorar marca no la corren por la dureza de los últimos 10 km. Siempre me ha encantado el running pero nunca había corrido una carrera popular hasta que hace tres años me enganché y empecé corriendo La Carrera de la Mujer de 7km, después vinieron  las de 10, hace dos años me atreví con la media y quería saber si era capaz de terminar “La Carrera con mayúsculas”,  42,195 km.

Sabía que necesitaba a alguien que me dirigiera los entrenamientos que tenía que hacer, ya que siempre he entrenado por mi cuenta, y el apoyo de mi familia, porque esto me iba a suponer pasar mucho tiempo quemando zapatillas fuera de casa y con tres pekes sino contaba con este apoyo iba a ser muy difícil conseguir “mi desafío”. Por suerte en esta aventura han estado al cien por cien conmigo, mi marido, Asier y mi amigo Manu, que sacrificó mejorar su marca en Maratón por acompañarme cada uno de los 42.195km de esta andanza.

Así que a mediados de Enero empecé a entrenar un promedio de tres días por semana utilizando la ropa térmica under armour ideal para correr en invierno, más mi partido de basket los sábados. A mediada que pasaban las semanas, entre el trabajo, niños y entrenamientos  por la noche, estaba tan cansada que caía rendida en la cama.

A finales de Febrero jugué mi último partido de baloncesto de esta temporada ya que era incompatible con los entrenamientos para la Maratón, así que las dos primeras semanas del mes de Marzo tuve que entrenar 4 días por semana y el resto del tiempo hasta el 17 de Abril, 5 días.

Esto supuso que mi cuerpo experimentaba sensaciones contrariadas durante la semana. Pasaba de estar exhasuta a comerme el mundo.

ENTRENAMIENTOS PARA PREPARAR UNA MARATÓN

Los entrenamientos para que os hagáis una idea constan de lo siguiente:

  1. 1 hora 45 minutos a 5:30-5:40h, buscando un recorrido sin demasiadas pendientes pronunciadas.
  2. Cuestas: 14 levantando bien las rodillas y bajando conteniendo el cuerpo, trabajando el cuádriceps también en la bajada. Antes de realizar las cuestas, veinticinco minutos de calentamiento y luego de enfriamiento.
  3. Una hora de trote, el objetivo de este día es calentar muy bien el músculo para después hacer mucho estiramiento.
  4. 6 Series de mil metros. La primera a 5:15 y se baja 10 segundos en cada serie.
  5. Dos horas y media de carrera a 5:30-5:45h.

Siempre he entrenado en el Parque Juan Carlos I, ya que está al lado de mi casa, pero cuando tienes que realizar entrenos de más de hora y media corriendo, el parque se queda pequeño y tuve que empezar a conocer y entrenar por el anillo verde.

En las cuestas del parque estaba predestinado que conociera a Raúl, a día de hoy puedo decir que es un amigo especial, gracias a él estoy conociendo poquito a poco lo que hay detrás de las carreras populares  y he de decir que es un mundo que me apasiona.

Antes, siempre iba a correr con música, me calzaba mis zapas, mis cascos y me olvidaba del mundo por un buen rato, hasta que mi trainer, me insistió que corriera sin ella y empezara a conocer mi cuerpo,  ¡Qué razón tenía!.

Parece increíble que tu cuerpo pueda aguantar durante tres meses y medio la rutina de trabajo, niños y entrenamientos, aquí es donde la mente ocupa un lugar muy importante en todo este proceso, es la que pone el equilibrio para alcanzar tus logros. Cuando tú cuerpo está diciendo “no puedo más”, tu mente es la que te dice, “¿ Cómo que no puedes más? Puedes con todo lo que te propongas, me oyes?” y en este caso, cuando el sacrificio es para conseguir el fin que me había propuesto, al final de cada día me acostaba con una sensación de felicidad que no lo puedo expresar con palabras.

El 3 de Abril corrimos la Media de Madrid por dos motivos:

  1. nos servía de entrenamiento para la Maratón
  2. acompañar a nuestro amigo Berni a que la corriera por primera vez.

Fue un día muy bonito y conseguimos los dos objetivos propuestos.

Entramos en la semana del 18 de Abril, y escuchar a tu trainer decir que estos seis días son para descansar y que lo que tiene que hacer tú cuerpo es asimilar todo el esfuerzo que había hecho durante todo este tiempo, era básicamente una necesidad, mi cuerpo no podía más.

maratón Madrid

Recuerdo perfectamente cada día de esa semana ya que por tu mente empiezan a sucederse muchos pensamientos e imágenes. Cada día que pasaba los nervios y presión  iban creciendo.

Te ves cruzando la meta en el tiempo estimado y consiguiendo el reto, pero a la vez también te ves que sucede algo en la carrera y no consigues terminarla. Rápidamente los pensamientos e imágenes negativas las borras de tú mente y vuelves a centrar tus pensamientos en qué has entrenado muy duro durante estos meses y vas a darlo todo el día de la carrera.

EL DIA ANTES DE LA MARATÓN DE MADRID

El día antes lo recuerdo como un día muy especial, ya que no paré de recibir muestras de apoyo y ánimo de mi gente durante todo el día. A medida que pasaban las horas del sábado los nervios se iban acrecentando, cada vez tenía más presión por no fallarme ni fallar al resto de amigos y familia que habían apostado por mí desde el primer momento.

A las 22:00h me fui a dormir, desconecté el movil, desconecté mis pensamientos y dormí hasta las 4:00h, no hizo falta que sonara el despertador, mi cuerpo sabía que tenía que despertarse para desayunar. Me acerqué a la cocina y en silencio de la noche me comí dos plátanos, bebí mucha agua y me volví a la cama a intentar descansar un par de horas y media hasta que a las 6:30h me levanté, me puse la ropa con la que iba a correr, mallas de nike, camiseta de la carrera adidas y terminé de preparar la mochila.

Por último, me calcé mis Asics nimbus 18 y mientras me acercaba a la esquina de mi casa en donde había quedado a las 7:30h con Manu, me dije “ Niña, es tú gran día, has hecho los deberes, ahora solo queda disfrutar del ambiente y de cada uno de los 42,195km”

Manu y yo nos fundimos en un intenso abrazo antes de meternos en el coche, ese abrazo lo recuerdo lleno de energía positiva, me sentía como si mis pilas estuvieran recargadas al 100%.

POR FÍN LLEGÓ LA MARATÓN DE MADRID

Llegamos al parking cerca del Retiro donde dejamos el coche, durante un rato estuvimos escuchando música para relajarnos. Llegó el momento de preparar las riñoneras con los geles y glucosas y ponernos unos chubasqueros de plástico que compró Manu el día anterior para mitigar el frescor de la mañana.

Salimos del parking calentando las piernas hasta el Retiro donde paramos en unos bancos a estirar los músculos. Nos dirigimos a los cajones de la salida, menos mal que Manu tenía marca y nos pudimos poner en el cajón número 2. Poco a poco se empezó a llenar de gente. Los nervios y presión se despegaron de mi cuerpo. Nos quitamos los chubasqueros, nos hicimos unos selfies para tener de recuerdo y a las 9:05 h dieron la salida.

El ambiente fue increíble, hubo varios escenarios con grupos de música rock que amenizaron los kilómetros que poco a poco nuestras piernas iban recorriendo.

El plus me lo dio mi familia y amigos que durante cinco puntos de los 42,195km estuvieron  animándonos, se hicieron su maratón particular en el metro. Cuando las fuerzas empiezan a flojear y ves a tu marido, hijos, padres, suegros,  cuñado, primos, sobris, amigos, gritando nuestros nombres, aplaudiendo con toda la energía y alegría del mundo por nuestro paso, las pilas se recargaban por sí solas hasta el siguiente punto donde sabes que te esperan con la misma ilusión.

A parte del apoyo de tú gente, necesitas un extra de energía que nos aportó  tanto los geles y glucosa que nos tomamos a partir del kilómtero 20. Los últimos 10 kilómteros de carrera se hicieron muy duros ya que cuando llevas más de 30 kilómetros y lo que queda es subida, tus piernas empiezan a decir “ no sabemos si vamos a poder terminar “ y entonces es cuando la mente entra en juego y empieza a ganar la batalla poco a poco. El kilomtero 39 se me hizo el más largo y duro de toda la carrea, empecé a tener tirones por los dedos de los pies y los gemelos estaban empezando a sufrir mini calambres, pero a partir del 40, el terreno volvía a ser llano y eso significaba que la ventaja volvía a ser para mí.

Cuando entramos en el Retiro los sentimientos estaban a flor de piel, escuchamos por última vez los gritos de ánimo de familia y amigos y nos dieron el último empujón hasta entrar en meta.

maratón Madrid

El reloj marcaba 3:53’:25’’ cuando cruzamos el arco de meta, Manu y yo nos cogimos de la mano y miramos al cielo porque la primera dedicatoria fue para ella, para mi amiga y mujer de Manu “ Gema ” que hace dos años nos dejó, pero sigue cada día estando presente en nuestros corazones.

Aunque había visualizado la entrada a meta miles de veces en mi mente durante los meses previos de entrenamiento, siempre era llorando de la emoción, pero ese día no me salió ni una lágrima. Creo que la felicidad que sentí era tan inmensa y el cansancio tan grande que hasta por la noche antes de dormir, que tuve mi momento de soledad no fui consciente realmente que el reto estaba conseguido y que todo el esfuerzo realizado, había más que merecido la pena.

Para celebrarlo, nos fuimos a comer la familia y amigos. Ya por la tarde cuando llegamos a casa, cogí el móvil y cuando ves que tú gente te ha estado siguiendo durante el recorrido y mandándote mensajes de apoyo desde por la mañana, durante la carrera, por la tarde y durante unos días más, te das cuenta que la verdadera esencia de la vida es eso, DISFRUTAR de cada momento con los TUYOS.

Correr la Maratón de Madrid en menos de 4 horas
5 (100%) 5 votes

Marile Fernández
Marile Fernández
Licenciada en Sociología. Combina su plena vida familiar con su amor por las actividades deportivas en toda su extensión, estudiando con especial interés el desarrollo de los deportes masivos social y culturalmente.

6 Comments

  1. José Jaen dice:

    Vaya esfuerzo más grande! Eres una campeona. Yo con ir a andar una hora al día tengo suficiente!!!

  2. Seguro que lo pasaste en grande preciosa!
    Te espero por mi nuevo post tesoro, mil besos!
    http://patriciasanchezstylestreet.blogspot.com.es/

  3. Uaaauuuuhhhh!! Un gran esfuerzo, a mi me gustaría pero no tengo esa fuerza de voluntad…..

  4. ole!!! como te envidio, tiene que ser un esfuerzo increíble pero merecerá la pena, verdad?

    Un beso tesoro

    http://www.aprendiendoaquererme.com

  5. Alberto dice:

    Muy interesante el post! a por el siguiente reto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =